El amor germina

El problema con las expectativas es que nos nublan la vista, andamos por el mundo esperando que los demás entiendan las necesidades de nuestro mundo interior.
El dicho ese de que “pide y te será concedido” va bien cuando se trata de tener claridad en las metas y lo que nos compromete con nosotros mismos y el objetivo, (cuando el objetivo es una cosa inerte).
Tratándose de personas, sería más sencillo abrir bien los ojos y todos los sentidos, para tratar de entendernos, observarnos lo más amorosamente posible, sin juzgar ni etiquetar ni corregir ni cambiar.
A partir de la aceptación amorosa del otro, podemos contribuir positivamente con su propósito, es decir, entender el papel que tenemos en su historia y representarlo con decoro y respetuosamente.
Dar, contribuir, nos enseña a mirar el corazón del otro, la conexión entre corazones, nuestra energía, nos hace vibrar en frecuencias más elevadas.
Ahí, entre corazones sinceros, abiertos y entregados es donde el amor germina.
Mi deseo para ti, es que las semillitas de amor que vas sembrando cada día, en todas las vidas que tocas en tu andar por el mundo, germinen para que formen un amoroso invernadero.

BK

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s