Una tarde de Julio

Caminábamos por el parque, el parque tiene sus zonas verdes para juegos con niños, con sus pasillos y sus accesos peatonales que atraviesan toda la zona, hay un puente ancho con una cómoda bajada que se prolonga en su caída con un pasillo largo, extenso, íbamos por ahí y vimos en lo alto de ese puente a los vecinos,  un par de cabecitas amarillas, ambos apretados sentados encima de una patineta, a punto de tirarse cuesta abajo.
Santiago y yo los miramos, luego me dijo:
– Se van a tirar mamá, quién sabe como va a salir eso…
– ¿quieres ver?, – le pregunté
– No
Y seguimos caminando.
Como pensando en voz alta comentó al aire…
– Es lo bueno de tener hermanos
– ¿Qué es lo bueno de tener hermanos? – pregunté –
– Que puedes hacer cosas juntos, travesuras y con ellos nunca estas solo… como yo.
– Así que, ¿quieres tener un hermano?
– Mmmmmmm no, tal vez no lo trate bien y estoy bien así, además, siempre podemos rentar un hermano menor que tenga unos 17 años…

Los dos nos reímos al final con esa risa que sabe a paz.

BK

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s